Vettel dos, Hamilton cero

Por:

Comparte:


Se llevó a cabo la segunda fecha por el Campeonato Mundial de Fórmula 1, el Gran Premio de Bahrein disputado en el circuito de Sakhir, en donde, a diferencia de lo que vimos en Australia 15 días antes, Ferrari pareció tener algo más de velocidad que los Mercedes. Esto fue aprovechado por el propio Sebastian Vettel para llevarse su segunda victoria “al hilo”, escoltado por los dos Mercedes, con Valtteri Bottas por delante de Lewis Hamilton, que debió arrancar desde la novena posición en la grilla luego de verse obligado a cambiar la caja de cambios en su Mercedes que, normalmente, debe durar 6 carreras. Esto significó una penalización de 5 puestos en la grilla para Lewis que, sumados a su cuarta posición en la clasificación, le mandó a arrancar el Gran Premio desde la cuarta fila.

No obstante, esto no desmerece la gran victoria de Vettel ya que, una vuelta más y el alemán pierde la carrera, tan al límite estaban ya sus neumáticos blandos al recibir la bandera a cuadros con Bottas pegado a su caja de cambios. Y es que tanto el alemán como los estrategas de Ferrari se la jugaron al hacer durar esas llantas 38 vueltas, cuando Pirelli recomendó no más de 25, puesto que, como ya hemos visto en el pasado cuando se extralimita la duración de los neumáticos, esto viene a ser muy riesgoso; sin ir muy lejos, basta recordar lo que les sucedió a los propios pilotos de Ferrari, en el Gran Premio de Inglaterra el año anterior cuando, tanto a Kimi como a Sebastián se les reventó una llanta por no cambiarla a tiempo. De hecho, la misma delantera izquierda.

En Bahrein, los italianos se la volvieron a jugar y esta vez ganaron, siendo que esta era la única manera de lograrlo visto que Mercedes optó por una estrategia de una sola parada en pits para cambiar las llantas, pero montando para ello las de compuesto medio frente a las blandas de los Ferrari, que evidentemente iban por dos paradas. Pero al ver que Bottas y Hamilton solo cambiarían una vez, Vettel se vió en la necesidad de hacer lo mismo, pero sin saber si sus llantas más suaves que las de los pilotos Mercedes iban a durar hasta el final lo cual, contra todos los pronósticos así sucedió. Así entonces, Sebastian y Ferrari pudieron festejar una nueva victoria que viene a ser la número 49 para el piloto alemán, quedando a solo dos de las 51 de Alain Prost, el tercero en este escalafón detrás de Michael Schumacher (91) y Lewis Hamilton (62).

Sin embargo, un festejo a medias a la interna de Ferrari ya que, cuando Kimi Raikkonen entró a pits, él sí por su segundo cambio de neumáticos para montar las suaves y así tratar de mantener el tercer puesto frente a Hamilton que se le venía encima, todo salió mal en esta operación: los mecánicos de la llanta trasera izquierda no terminaron de hacer el cambio cuando a Kimi ya le autorizaron arrancar, golpeando así a uno de tal manera que le ocasionó la fractura de una de sus piernas; y con un abastecimiento mal realizado al piloto finlandés, el equipo le pidió detenerse y abandonar, dejando escapar desde ya valiosos puntos tanto para Raikkonen como para la propia Ferrari en el Campeonato de marcas. Parece un “Déjà vu” del año pasado.

Detrás o algo a la par de los intocables Ferrari y Mercedes debían aparecer los Red Bull. Pero, en cuestión de dos vueltas luego del arranque, tanto Max Verstappen como Daniel Ricciardo debieron abandonar; el primero tras una genial maniobra para pasar a Hamilton, pero Max arrinconó tanto al Mercedes a la salida de la curva que el contacto entre ambos fue inevitable, llevando la peor parte el holandés, ya que no solo reventó una llanta sino que además dañó el diferencial en su caja de cambios. Mientras, a Ricciardo, una falla eléctrica en su RB14 apagó repentinamente el motor, obligándolo también a retirarse.

Fin de semana caótico en Red Bull, pero si las caras largas sobraban entre los miembros del equipo, en la escudería hermana Toro Rosso, la alegría y satisfacción era literalmente desbordante tras el fantástico cuarto lugar alcanzado por el joven debutante este año, el francés Pierre Gasly. Fue este el mejor resultado de la escudería italiana desde la victoria de Sebastián Vettel en el Gran Premio de Italia de 2008; de hecho, la primera victoria de Sebastián en F1. Simplemente impresionante el rendimiento de Gasly, campeón de la GP-2 en 2016; y no solo eso, sino que además extraordinario y digno de destacar el rendimiento del motor Honda de tan malas prestaciones en los 3 últimos años en que, con Mclaren, no solo que estaban muy lejos en potencia sino que, además, los motores se rompían una y otra vez. Actualmente, es evidente que la confiabilidad va en constante progreso y que los caballos de fuerza finalmente aparecieron. Se dice que el motor Honda ya está al nivel del de Renault. Veamos entonces si lo de Toro Rosso en Bahrein fue solo un golpe de suerte o si se trata realmente de una constante en esta nueva temporada 2018.

Excelente también lo de Hass y Kevin Magnussen al terminar sextos, en una mitad de pelotón muy competitiva en donde aparte de los Hass, están los Mclaren, los Renault y los Forse India. A estos últimos ya no se los ve tan rápidos como los dos últimos años ya que ahora les cuesta entrar en los puntos, algo que era muy común para “Checo Pérez” y Esteban Ocon hasta la temporada pasada. Pero, insisto, una mitad de pelotón en donde realmente “las papas queman”, puesto que son 4 equipos y 8 pilotos que están prácticamente al mismo nivel, separados apenas por centésimas y a quienes poco a poco se les empieza a unir también Sauber- Alfa Romeo.

El equipo suizo es, sin duda, el que más progreso ha logrado en relación al año pasado. De ser el peor, en Bahrein, Marcus Ericsson estuvo mezclado en este grupo meridional; claro, en gran medida debido a su estrategia de una sola parada en pits, pero, de todos modos, un excelente desempeño ya que, por fin, luego de casi dos años con el marcador en cero, el piloto sueco logró sumar los primeros puntos para Sauber gracias a su meritorio octavo puesto en Sakhir. Se empieza a sentir entonces el aporte económico de Alfa Romeo; así como también el de Ferrari al proveerles, ahora sí, de un motor de última generación.

En el otro lado de la moneda, ¡qué desastre lo de Williams! No solo que sus pilotos son demasiado inexpertos sino que, además, el nuevo FW-41 es simplemente lento: no camina, pese a disponer del motor Mercedes. Nada más que decir si no es la tristeza que en lo personal me genera ver al tercer equipo más laureado de la historia de la Fórmula 1 en esas condiciones. Solo esperemos que, de aquí en adelante, las cosas mejoren para la escudería inglesa, porque peor no pueden estar.

Vettel tiene ahora una ventaja de 17 puntos sobre Hamilton y se nos viene a semana seguida el Gran Premio de China, en teoría, más favorable para Mercedes; así entonces, veamos si Lewis puede valerse de eso para reducir la diferencia en el marcador.

Comparte:


Te va a gustar


Video

Toyota Prius - Kia Rio Sport GT

Otras Noticias