Cómo solucionar las vibraciones durante la frenada de un auto

PRESENTADO POR


Tú que eres mecánico, seguramente te has encontrado con algunos síntomas transmitidos por los clientes sobre vibraciones detectadas en su vehículo al frenar, por lo general palpitaciones en el pedal de freno y vibraciones del volante, o incluso en otros lugares. Pues aquí vamos a explicarte cómo puedes resolver estos inconvenientes.

Por lo general, según los reportes, esta vibración es provocada por una variación excesiva del grosor del disco o por un tambor ovalado. Pero ¿cómo determinarlo? Revisemos las principales causas.



Óxido en el disco de freno




Si el vehículo permanece estacionado durante mucho tiempo al aire libre se formará óxido en la superficie de disco, provocando una diferencia de grosor respecto a la zona limpia.


Alabeo del disco

Se produce como resultado de una deformación del propio disco o del buje, del desgaste del cojinete de la rueda o incluso por apretar las ruedas con un par excesivo, causando una deformación en la llanta. Cuando sucede esta circunstancia, el contacto entre las pastillas y el disco se realiza de forma irregular.


Rozamiento del freno

Esto ocurre si la pinza de freno o los émbolos receptores no se deslizan con suavidad. Es posible que las pastillas estén en contacto permanente con el disco, provocando un desgaste anómalo en su superficie.


Sobrecalentamiento

Esta causa se genera por el contacto durante un tiempo prolongado del disco con las pastillas o de las mordazas y el tambor, ya sea por el estilo de conducción del cliente o por una avería del sistema de freno. Esto provoca un aumento de temperatura en el conjunto y en consecuencia la deformación del disco.


Procesos de reparación de la vibración en la frenada

Una vez comprendidas las posibles circunstancias que desencadenan vibraciones al momento de frenar, presta atención a los pasos a seguir para realizar las correspondientes reparaciones.


Primero: identifica la vibración

Para comenzar este proceso, lo primero que se debes hacer es confirmar si la vibración descrita por el cliente es causada por los frenos mediante una prueba de conducción. Si la vibración no se percibe únicamente durante las frenadas, tendrás que revisar los elementos relacionados y que puedan ser la causa de la anomalía.

Si el inconveniente proviene de los frenos, el siguiente paso a realizar es identificar si se trata de los frenos delanteros o traseros. Para ello, tienes que accionar el freno de estacionamiento durante la prueba de conducción a una velocidad media-alta. Si se perciben vibraciones, significa que el defecto se encuentra en el eje trasero, en caso contrario, la avería afecta a los frenos delanteros.

Si el inconveniente proviene del eje trasero y está equipado con frenos de tambor, tendrás que proceder a la sustitución del conjunto completo. Si está equipado con frenos de disco se procederá de igual manera que en el eje delantero; donde comprobarás la variación de grosor del disco como se explica a continuación:

1- Desmonta la rueda y extrae las pastillas y la pinza.
2- Realiza una inspección visual. En caso de presentar estrés térmico, debes sustituir el disco y revisar el sistema de frenado en busca de la causa. En caso contrario, limpia el disco.
3- Con un rotulador, dibuja un círculo concéntrico a aproximadamente 10 mm del exterior del disco.
4- Con el micrómetro realiza las mediciones sobre las marcas realizadas cada 120º del disco aproximadamente.


Medición del disco de freno




Luego de realizar la medición del disco, si el grosor obtenido es inferior al mínimo estipulado por el fabricante, deberás sustituir los discos y pastillas. Si está dentro de los parámetros permitidos, podrás proceder con la comprobación del juego libre del cojinete de la rueda con la ayuda del reloj comparador:

1- Extrae el disco.
2- Coloca la base magnética del reloj comparador a la mangueta o el amortiguador de la rueda y la punta de medición lo más cerca posible del centro del buje.
3- Cogiendo el buje con las manos de forma paralela al suelo, empuja a la vez que giras el buje hacia adelante y hacia atrás varias veces.
4- Ajusta la esfera de medición a 0.
5- Con las manos en posición paralela, estirar del buje a la vez que giras hacia delante y hacia atrás, observando si existe oscilación del reloj comparador.

En cambio, si el resultado que obtuviste es superior al sugerido por el fabricante, tendrás que sustituir el cojinete. Tanto después de sustituir el cojinete, como en caso de estar en buen estado, tendrás que verificar el alabeo del disco:

1- Limpia la superficie de instalación del disco.
2- Monta el disco y coloca todas las tuercas del cubo apretándolas de manera uniforme.
3- Coloca de nuevo la base del reloj comparador en la mangueta o amortiguador y posiciona la punta de medición a 10 mm aproximadamente del borde exterior del disco.
4- Ajusta la esfera de medición a 0.
5- Gira el disco hasta realizar una vuelta completa observando la medición del reloj.





Dicho esto, y una vez que has notado que se supera el valor sugerido por el fabricante de esta pieza, tendrás que comprobar el alabeo del buje de la siguiente manera:

1- Extrae el disco.
2- Manteniendo la posición de la base del reloj comparador, se apoyará la punta de medición lo más cerca posible de la circunferencia exterior del buje.
3- Gira el buje y observa la variación del reloj.

En caso de que los valores obtenidos estén fuera de los márgenes ofrecidos por el fabricante, habrá que sustituir el buje. En caso de estar en buen estado, se deberá sustituir el disco. En cambio, si ambas piezas (disco y buje) están dentro de los parámetros aceptados, tendrás que comprobar el alabeo del disco después de la instalación en la llanta:

1- Instala el disco, pinzas y pastillas.
2- Instala la rueda apretando las tuercas al par indicado por el fabricante.
3- Coloca la punta de medición del reloj comparador por la parte trasera del disco, a 10 mm aproximadamente del borde exterior.
4- Ajusta la esfera de medición a 0.
5- Gira la rueda y observar la medición.





Si esto no es así, es decir la medición está fuera de su rango aceptable, tendrás que recurrir a realizar una comprobación visual de la llanta en búsqueda de grietas o deformaciones. En caso de hallarla defectuosa, será necesario sustituirla. Si no se aprecian defectos en la rueda, habrá que cambiarla de posición de forma que cada orificio avance hasta el siguiente espárrago, realizando una nueva medición y repitiendo estos pasos tantas veces como sea necesario hasta que el alabeo se encuentre dentro de las tolerancias.

Si el valor del alabeo del disco con la rueda montada es aceptable, podrás proceder a realizar el mantenimiento de las pastillas y las pinzas de freno.

Para terminar y completar este proceso sólo resta realizar una prueba de conducción para verificar que las vibraciones hayan desaparecido. De esta manera el vehículo saldrá rodando suave como una pluma y su conductor más relajado.

Fuente: Blogmecanicos.com
Foto: Cosejos.oscaro.es - Flopezdo.blogspot.com.ar - Blogmecanicos.com - Pixabay.com


Te va a gustar


Video

Test Drive 360º Chevrolet Trailblazer 2017

Otras Noticias