¿Te gusta el olor ‘a nuevo’ de un auto?


China no posee la misma afinidad por el icónico "olor a automóvil nuevo" que sigue siendo popular en Norteamérica. El aroma en sí mismo, un conglomerado de humos adhesivos industriales y el desprendimiento de gases de varios plásticos, es técnicamente tóxica y genera contaminación atmosférica que ahora es atrapada dentro de la cabina del vehículo. Sin embargo, los conductores occidentales han hecho que sea sinónimo de “idiosincrasia” en un nuevo vehículo, mientras que los automovilistas chinos no lo han hecho.

Aunque sería muy fácil usar este ejemplo para concluir que China es una nación perversa y perturbada, los occidentales sometidos a los compuestos volátiles del interior de un automóvil nuevo en un día particularmente caluroso podrían estar de acuerdo en que el olor, en dosis fuertes, ocasionalmente deja mucho que desear. Idealmente, el aroma debe generar caer las lágrimas debido a la nostalgia u orgullo, no porque está tratando de enjuagar los vapores peligrosos emitidos por el vinilo al calor.





"Las investigaciones demuestran que los interiores de los vehículos contienen un cóctel único de cientos de productos químicos tóxicos que expulsan gases en pequeños espacios confinados", dijo Jeff Gearhart, director de investigación del Ecology Center, que ha estado investigando olores desde 2006. "La mayoría de estos productos químicos no están regulados, los consumidores no tienen manera de saber los peligros que enfrentan. Nuestras pruebas tienen por objeto exponer esos peligros y alentar a los fabricantes a utilizar alternativas más seguras".

Como resultado, la intensidad de los aromas de los automóviles nuevos han disminuido un poco desde principios del año 2000. En América del Norte, es en gran parte del resultado de tratar de excluir los vapores carcinógenos de sustancias como el cloruro de polivinilo. Pero en China, la práctica se extiende a anular cualquier asociación negativa que los compradores puedan tener con el olor tratando de eliminarla por completo. Es la preocupación número uno para los compradores de automóviles nuevos, las automotrices y los clientes hacen grandes distancias para evitar incluso el más ligero olor.





"En Norteamérica, la gente quiere el olor a automóvil nuevo e incluso comprará un aerosol de “auto nuevo” para que los vehículos viejos huelan a nuevos y frescos. En China es todo lo contrario”, dijo a Reuters Andy Pan, supervisor de ingeniería de materiales en la planta de investigación de Ford en Nanjing.

Ford Motor Company emplea 18 evaluadores del olfato en Nanjing, cuyo trabajo es oler varios materiales antes de entrar en la producción de un vehículo. Si alguna parte huele demasiado fuerte, las "narices de oro" piden que se devuelvan al proveedor y se sustituya.

Tan quisquilloso como eso suena, no es la primera vez que Ford ha hecho grandes distancias para apaciguar los sentidos del olfato de compradores chinos. Los Lincoln Continentals importados a América están equipados con hojas de carbono absorbentes de olores antes de su largo viaje por el Pacífico.





"Cuando vivía en Estados Unidos, podía mirar la suspensión o el motor", dijo Don Yu, gerente general de CGT, que fabrica materiales para cubrir asientos y cuadros de mando de General Motors, Volkswagen y Ford. "En China, sin embargo, la gente abre el auto y se sienta dentro, si el olor no es lo suficientemente bueno, piensan que pondrá en peligro su salud".

Mientras que es un poco extraño pensar en un país con una inclinación por la medicina alternativa sin fundamento y algunas de las peores regulaciones de seguridad de construcción en el planeta como "mentalidad de salud", los problemas de contaminación del aire de China han creado una reacción negativa. El smog pesado ha dado lugar a la nacióna aplicar leyes de emisión ferozmente rígidas y convenció a sus ocupantes de considerar el aire que respiran un poco más a menudo.

Si se trata de un hatchback barato realizado con plásticos derretidos o un lujoso sedán emitiendo el aroma de cuero tratado, China no está interesado. Los conductores limpiarán los interiores con agua y soluciones de vinagre después de la compra o dirigirse a un lavadero de autos que ofrezca servicios de esterilización de ozono que pretenden eliminar las toxinas. El desagradable olor interior fue la principal preocupación de los automovilistas chinos tanto para 2015 como para 2016, según J.D. Power.





"El smog y la contaminación interior han hecho que los consumidores chinos se sientan paranoicos por los olores de los automóviles nuevos y, por lo tanto, el problema es realmente exagerado", dijo Jeff Cai, gerente general de productos y calidad automotriz en J.D. Power China, en una entrevista con Bloomberg. "Por otro lado, hay un grupo de consumidores en Europa y los Estados Unidos que son tan aficionados a ello que van a comprar spray de olor a auto nuevo para mantenerlo el mayor tiempo posible".

En tu caso ¿estás más cerca de ser un norteamericano o chino?

Fuente: Thetruthaboutcars.com
Fotos: Pixabay.com - Yourmechanic.com - Thetruthaboucars.com


Te va a gustar


Video

Test Drive Chevrolet DMAX High Country 2017

Otras Noticias